Práctica Docente

Práctica Docente Competencias y Docencia (una mirada práctica) Clasificación de Competencias en el ámbito del Docente. Es muy claro como el documento nos expone las diversas dinámicas y espacios de habilidad que el quehacer del docente requiere. Es sorprendente como estamos todos admirados y hasta cierto punto preocupados ante esta propuesta “innovadora” sin embargo considero oportuno señalar que las competencia es la mera memoria de la verdadera vocación docente, donde el profesor no se limitaba a vaciar conocimientos, sino que se preocupaba por la formación de seres humanos y ciudadanos de valor, involucrándose en cada uno de los aspectos de la vida del alumno. Un claro ejemplo y de cierto modo paradigmático se ve reflejado en la película El Profe, interpretada por Cantinflas, que dibuja aquel docente como parte activa e integrante de la sociedad, donde visitaba a la familia de cada alumno para comprender su desasosiego y desinterés en la dinámica escolar, escudriñando las causas de los defectos de aprovechamiento. Hoy en día que me involucrado cada vez más con la dinámica de las competencias, entiendo cómo es que en mi quehacer diario las he practicado, sin embargo este nuevo conocimiento me ayuda a poner orden al caótico sistema competencial que venía trabajando. Cada momento en que dedico atención y empatía a cada alumno ejerzo desde todos los ámbitos el sistema competencial. Sin embargo hoy tengo más en claro como ejercer de manera eficaz y ordenada la dinámica enseñanza-aprendizaje desde su arranque hasta el zénit de ejercicio docente.

En lo personal mi labor ha sido deficiente, pues no he aplicado ni con método, sistema u orden alguno la dinámica competencial. Como lo he manifestado esa organización y metodología para abordar, enseñar y desarrollar la enseñanza competencial no ha sido suficiente. Tampoco ha sido pésima, pero no es de la calidad a la que aspiro tener, en mi centro de trabajo me caracterizo por el trato, cercanía, inovacion y resultados pero sin embargo en un análisis profundo considero deficiente mi desempeño como tal. Las competencias no son algo nuevo ni de generación espontanea, creo que es la labor y las habilidades que dia a dia ejercemos, esta nueva reforma nos implementa orden y sistema, exigiéndonos trabajar con metodología adecuada y funcional para alcanzar dicho objetivo, la similitudes son muchas, pues laboralmente, he logrado la adaptación y colaboración entre pares (alumnos y colegas), profesionalmente he ejercido mis habilidades así como también he promulgado por la formación continua, para un ejercicio educativo exitoso. Aunque la resistencia el cambio y el desinterés de algunos colegas ha sido la barrera mas difícil para el establecimiento de la innovación. Me identifico bastante con la competencia de transferencia e innovación, pues veo con tristeza el nivel con el que recibo y dejo a mis alumnos pues la única forma que me ha funcionado para desatascar el retraso y deficiencia de mis alumnos ha sido la innovación y la aplicación de dinámicas mediante TIC, he hecho desde circo, maroma y teatro, pasando por chistes, ejemplificaciones que llegan momentos en que parezco Adal Ramones con mis puntualizaciones. Todo eso me ha permitido tener un lenguaje fácil, accesible y familiar para ganarme la confianza, disponibilidad y reconocimiento de mi trabajo. Soy enemiga de los famosos reportes escolares, de la expulsión, de la discriminación por embarazo y de las prácticas arcaicas que aún persisten y que estancan la educación.

Lo anterior han sido el impulso que me exige prepararme más para hacer un relajo ordenado, para llegar a ser una profesora cercana y eficiente, digna de la confianza de mis alumnos y con verdadera calidad profesional y formativa, para que así pueda compartir con mis colegas experiencias de éxito, dinámicas y metodologías eficientes para promover un desarrollo homogéneo y de calidad en mi centro de trabajo.

Como ejemplo de ello cito la típica bienvenida del profesor novato donde obviamente te asignan al grupo más problemático o que nadie desea atender pues contraviene los horarios ya establecidos de otros colegas. Mi primer grupo al integrarme a mi labor docente fue el grupo de Tercero “D” del Turno Vespertino. Para empezar inicie mi labor ya a mitad del primer bimestre los chicos ya estaban adaptados a trabajar con otra profesora, quien hasta cierta manera ere demasiado permisiva, quien me heredo un grupo con condicionamiento de trabajo tal como el experimento de Pavlov. Cuando llegue yo, lo chicos estaban renuentes primero aceptarme como su profesora, segundo cuando implemente dinámicas grupales, investigación y proyecciones en power point así como cuestionarios para motivarles la lectura, se negaban a integrarse, ya que alegaban que mejor hacían un resumen en equipo como lo hacían todos los días con su anterior profesora. Estaban acostumbrados a no llevar disciplina ni orden en el trabajo, pues estaban acostumbrados a ingresar al aula, conformar equipos de supuesto trabajo, que eran organizados a simpatía, donde la chorcha, la broma era lo normal y para cumplir siempre ponían a los alumnos más destacados hacer el trabajo para que al final les pasase el resumen de su supuesto trabajo. La incertidumbre y la batalla fueron mis primero 3 meses de trabajo, nadie me aconsejaba algo, o me facilitaba material. Escaso fue el apoyo que obtuve por parte de mis colegas, sin embargo siempre encuentras algún apoyo que te marca la pauta, su consejo fue sencillo, practico y exitoso, me dijo “maestra, si la ignoran ¡sorpréndalos!, si no trabajan ¡rételos con los temas de manera novedosa!, si no le otorgan la confianza ¡Deles confianza y un lenguaje cercano a lo que ellos conocen! Y no les grites ¡explícales!…